Se nota que ya va apretando el calor, las ganas de entrenar van mermando y el agobio o el bochorno van reduciendo los ánimos.

Seguir leyendo