Etapa 6. Astorga – Villafranca del Bierzo

 

2016-05-25+11.23.16

 

Bienaventurado eres, peregrino, si descubres que un paso atrás para ayudar a otro vale más que cien hacia delante sin mirar a tu lado.

 

Son las dos de la mañana y me despierto. Ni siquiera los tapones me han permitido dormir más. En la litera de nuestra izquierda hay una chica que ronca como un leñador, enfrente, Jordi tampoco se queda atrás y a nuestra derecha una asiática que cada media hora enciende la luz del móvil para mirarse los pies. Además, tanto las literas como el suelo son de madera y el más leve movimiento de alguien es percibido por todos, o si alguien anda en el piso de arriba se oyen los crujidos de la madera. Si a todo esto le añadimos que hay dos ventanas y en una de ellas hay una farola que parece metida en la habitación hacen plantearte el exterminio selectivo.

Seguir leyendo