Aire limpio, puro, esencial para la obtención de energía en la práctica deportiva. Aire húmedo, fundamental para su circulación por el sistema respiratorio. Hoy, el aire de Madrid no reunía ninguna de estas características.

Seguir leyendo