O de como dar las gracias a Carlos y a Pepe por su paciencia para enseñarme a moverme con la mtb por las pistas de la Casa de Campo Madrileña.

Seguir leyendo