Pues sí, así como lo lees, un lucerano ha estado este año en el Tour de Francia. Después de ver ganar a Froome en los Campos Elíseos ha llegado la hora de contar mi experiencia (no le quería robar protagonismo al bueno de Chris) para que el mundo sepa lo bien (y lo mal) que lo hemos pasado por esos parajes pirenaicos.

Todo comienza recogiendo a quien será mi compañero en este viaje vital, Ardy, que como buen americano que es, se acababa de chupar sus 15 horas de viaje desde el aeropuerto, atención al nombre, John Wayne, Santa Ana, California, para luego chuparse otras 7 horas de viaje en coche hasta Bielsa, último pueblo del Pirineo Aragonés antes de llegar a Francia, pero no nos adelantemos…

Seguir leyendo