Amanece y unos pocos valientes del barrio de Lucero y entorno (por simpatía y proximidad la actitud se contagia) dirigen su mirada sin miedo en los ojos ni en el corazón al monte Abantos.

Seguir leyendo