Ya estamos en Agosto, y el tiempo está loco, el viernes llegaron a la Comunidad de Madrid lluvias torrenciales, que dejaron el ambiente mas limpio y el campo algo humedo, así da gusto salir con la bici y por ello decidimos ir el sábado a otra de las zonas fresquitas, La Sierra de Malagón.

Esta preciosa Sierra se encuentra en tierras segovianas limítrofe con la madrileña tras cruzar el Puerto de Guadarrama o Alto del León y a sus pies El Espinar y San Rafael.

Y hasta San Rafael nos dirigimos tras meternos en un cerrada niebla en el Alto del León y de ver como la temperatura iba bajando, menos mal que comenzamos subiendo sino hubiéramos pasado frío seguro…

La primera subida del día es a Collado del Hornillo, es una subida de unos cinco kilómetros con dos partes diferenciadas, una primera algo mas técnica con tramos de fuerte desnivel y una segunda parte de unos dos kilómetros mas pistero y tendido hasta el alto del collado.

Primera parte de las ascensión a Collado del Hornillo

Alto de Collado del Hornillo, protecciones para bajar

Alto de Collado Hornillo, protecciones para bajar

Desde el Alto del Collado sale paralelo a la carretera (Pista de la Mina) que viene del Alto del León un sendero muy divertido de unos dos kilómetros mas o menos, va paralelo al Arroyo de Collado del Hornillo y nos deja a escasos metros del Camping de Valle Enmedio.

Saliendo del sendero de Arroyo Collado del Hornillo

Saliendo del sendero de Arroyo Collado del Hornillo

Tras salir del camping vamos dirección Collado de la Gargantilla a unos cuatro kilómetros, todo en subida gran parte de ella por la Senda del Arroyo Toril, mientras vamos subiendo nos imaginamos bajando por este tramo y lo divertido que debe ser, tendremos que dejarlo para la siguiente visita, tiene algún paso técnico, en algún punto te hace poner el pie pero se sube bastante bien hasta arriba.

Tras un breve descanso en esta encrucijada, decidimos subir a Cueva Valiente, dos kilómetros y medio de ascensión, uno sabiéndolo de antemano se lo toma con calma las rampas son duras y la subida se hace larga, va recordando que aún le queda toda la Senda del Ingeniero y no quiere llegar sin fuerzas allí, sirva esto último de recomendación 😉 ,  metemos todo el desarrollo y lo movemos hasta que el corazón dice basta.

Ascendiendo a Cueva Valiente

Ascendiendo a Cueva Valiente

Tiene como dos tramos por así decirlo, el primero por un asfalto roto (pena encontrarse alquitrán en un paraje tan bonito ), y la segunda de piedra pequeña que serpentea hasta la cima, de 1.648m que tiene Collado de la Gargantilla se sube a Cueva Valiente a unos 1.903 metros.

Foto en la Cima de Cueva Valiente

Foto en la Cima de Cueva Valiente

Vistas desde Cueva Valiente

Vistas desde Cueva Valiente

Después de reponer fuerzas, dátiles, geles y sandwich, bajamos por donde hemos subido para ir dirección la Senda del Ingeniero, la bajada no tiene complicaciones, si acaso un tramo de escasos metros de piedra donde hay que ir atentos.

Pepe descendiendo Cueva Valiente

Pepe descendiendo Cueva Valiente

En ligero descenso y por pista vamos estirando piernas entre los collados de Los Goyatos y El Chuvieco para salir a las Lagunas, en esta época del año secas, abandonamos la pista para bajar a una zona de prados donde encontramos compañía vacuna.

Sin miedo.. ;o

Sin miedo.. ;o

Hasta que tras subir un repecho fuerte y dar de nuevo a otra pradera llegamos a una cancela que da paso a un sendero precioso que termina en la misma Senda del Ingeniero.

Jose, Pepe y Carlos

Jose, Pepe y Carlos

Este sendero acaba en una vertical fuerte, una trialera endurera que nos hace bajarnos a casi todos para no acabar dandonos un chapuzón en el Arroyo del Boqueron.

Breve descanso para estirar las piernas, ponernos de nuevo las protecciones y comenzar el Ingeniero…

Pepe bien protegido

Pepe bien protegido

La Senda del Ingeniero de unos doce kilómetros, aunque pueda parecer que es un sendero que tiende a bajar, es exigente con bastantes repechos, algunos algo técnicos, el comienzo siempre impresiona a los nuevos por la caída lateral que tiene, a medida que lo visitas esa sensación va pasando, pero es verdad que la primera vez causa algo de estupor, según vas haciendo el sendero te empapas de su encanto, pero no ves la hora en la que pique hacia abajo de verdad, entras en ese sube y baja que te va machacando, siempre manteniendo la cuota de desnivel durante unos cinco kilómetros.

Jose bajando el Ingeniero

Jose bajando el Ingeniero

Una vez que bordeas el Peñon de la Solana el sendero se tira hacia el arroyo de Padro Goyato en un tramo divertido de bajada, nos dejamos llevar por el ansia y esto nos hace perder el track, decidimos buscar la pista asfaltada que une El Espinar con San Rafael para terminar relajadamente la ruta, en vista de que vamos con algunos calambres y demás.

Aquí tenéis el el track del recorrido, seguramente repetiremos, quizás empecemos subiendo el Ingeniero, pero lo que está claro es que la zona promete mucho.

Distancia total: 38.96 km
Elevación máxima: 1892 m
Elevación mínima: 1285 m
Ascenso total: 1214 m
Descenso total: -1242 m
Tiempo total: 05:25:38

Hasta la próxima!!