Ciclismo de barrio para amigos de todos los niveles de Lucero, Aluche, Carabanchel, Campamento y Madrid

Reencuentro en el Velodromo

Bueno pues hacia tiempo que mis ocupaciones laborales y otras diversas ocupaciones no me dejaban acudir a este, para mi, templo de una modalidad desconocida del ciclismo.

Es una bonita modalidad, desconocida que por desgracia con el ciclismo actual contaminadísimo con banales opiniones de gente que se nos ha agregado en masa debido a las “modas”, lo primero que piensan, es que dar vueltas a un velódromo es un aburrimiento, pues es el terreno adecuado de lo que ahora denominan los modernos las “fixies” que digo yo con decir bicis de piñón fijo nos entendemos todos , o simplemente bicis de pista, como han sido toda la vida.

Como su nombre indica, estas máquinas son para el velódromo siendo de total imprudencia salir a la vía pública con bicis sin frenos, ya que frenan con la propia tracción al carecer de trinquetes, no tiene rueda libre y el piñón es totalmente fijo a la marcha, seria por poner un ejemplo, como si saliéramos a la carretera a circular con un kart, ¿a que carece de total lógica?, pues esto es lo que pasa con este tipo de bicicletas.

Pues por hablaros de este tipo de bicis, destacar que no tienen frenos, ya que en el velódromo no se usan, tienen el piñón fijo, al no tener trinquete, que es lo que hace que en nuestras bicis podamos dejar de dar pedales y seguir rodando con la inercia, en estas nuestras piernas giran constantemente, de esta manera se eliminan los puntos muertos en el pedaleo que provocan los trinquetes y así la potencia mandada por nuestras piernas llega íntegra a través de la cadena y al piñón directamente.

Tampoco tiene cambios, cada pistard pone su desarrollo y juega con combinaciones de plato y piñón para cada modalidad, su cuerpo y su estrategia a seguir. Aquí normalmente se usan tubulares, ya que pueden llevar más presión que las cubiertas logrando mayor rigidez.

Este tipo de bicicletas al no llevar cambios ni otras cosas y por su sencillez no suelen ser muy caras. Empiezan en unos 400€ y con eso ya tenemos suficiente, ya que por mucho que te gastes, lo primero que hay que tener son piernas y rodar. El modelo que utilizo yo es una Specialized Langster que su pvp es de 690€ que en cualquier tienda te harán descuento.

Specialized Langster

Pues en esta bicicleta en cuestión para rodar, estaba usando un desarrollo de plato de 48T y un piñón de 17T, tras un calentamiento me hice unas vueltas lanzadas donde superé los 50km/h haciendolo divertido y donde soltñe toda mi adrenalina, subirse por el peralte y aprovechar la cuesta abajo que nos proporciona su inclinación, lejos de parecer aburrido dar vueltas al mismo carril de 300metros de cuerda, te lo tomas como un desafío lo que te obliga a estar pendiente de rascar algún segundo en cada vuelta.

Por hoy en este escrito solo hablaremos de entrenar y rodar, ya hablaremos de modalidades.

2015-06-05 09.56.53

Os invito a probar esta modalidad y estáis invitados a pasaros una tarde por el velódromo de Alcobendas que es el único de libre acceso total cerca de Madrid.

Cualquier duda estamos los miembros del club para resolverla.

Un saludo

1 comentario

  1. Maicro

    Muy interesante.

    No sabía que el punto muerto de la pedalada era por los trinquetes.

    A ver si un día me meto con la NeoBike en un velódromo para probar.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: