Si hay un personaje carismático en la historia reciente del Tour de Francia, ese es el alemán Didi Senft. Tal vez su nombre sea desconocido para la mayoría de nosotros. Pero de lo que seguro reconoceremos de este simpático alemán era su forma tan peculiar de animar las etapas de la ronda gala vestido de diablo.

El Diablo del Tour de Francia

Tras dos décadas de apasionado seguimiento de las principales carreras ciclistas y sesenta y dos años a sus espaldas, Dieter Senft decidió dar por finalizada esta etapa de su vida. Lamentablemente los problemas económicos, al quedarse sin financiación -en Alemania no se retransmite el Tour de Francia por la televisión pública- y de salud le han llevado a tomar esta decisión.

El simpático alemán, con su atuendo de diablo cornudo y tridente en mano, se ganó el respeto y la admiración de todos por su pasión demostrada.

Con su propio museo dedicado al ciclismo, con maillots de destacados corredores, y a diseños personales, como la bicicleta de ocho metros, situado en la localidad alemana de Storkow, seguirá su vinculación al ciclismo. Pero, al menos yo, echaré de menos como “pinchaba” a los corredores para animarles.

Muchas gracias por tu dedicación, Didi.

Dieter Senft

Fuente.